Como sabes, Lázaro recientemente ha cumplido 10 años y cada vez hay más gente dispuesta a contribuir con su tiempo y recursos a esta iniciativa social. Estar cerca de las personas más vulnerables de nuestra sociedad, acompañarles en su camino, conocer y participar en su día a día…esta es la misión de Lázaro. 

No somos solo casas de acogida. Buscamos generar espacios de confianza y convivencia que van mucho más allá de los recursos tradicionales. En definitiva, buscamos compartir VIDA, buscamos crear HOGAR.

Este año, tenemos la suerte de haber podido realizar nuevos fichajes para el buen funcionamiento de nuestra fundación. 

Mercedes Guzmán, nuestra nueva directora, fue directora general en una fundación desde la que atendían a personas con discapacidad intelectual, con varios centros y casi cien trabajadores a su cargo. En febrero de este año se incorporó al equipo Lázaro como nueva directora, encargada de la gestión diaria y la captación de recursos. 

“Lázaro es una experiencia liberadora, desarrollo los conocimientos que he acumulado durante los años con ilusión renovada porque no es solamente un trabajo: el proyecto me encanta, sus objetivos son sólidos y dan sentido al esfuerzo de cada día. Llegué aquí dispuesta a ver y participar de los milagros; y he conocido a gente admirable, que ha sufrido exclusión, o que se deja la piel para luchar contra ella. ¡Es sólo el principio!” comparte Mercedes con ilusión.

También, te presentamos a Javier Cascón, el nuevo encargado del voluntariado y comunicación. Javier se encarga de la búsqueda y selección de jóvenes voluntarios y la organización de encuentros y eventos para dar a conocer Lázaro. 

“Cuando conocí a la Fundación Lázaro hace dos años por un vídeo que me llegó en una lista de difusión, nunca imaginé que años después estaría viviendo unas semanas en uno de los pisos. Una experiencia inolvidable rodeado de personas con miles de historias por conocer. Estado: ¡FELIZ!”

Junto a este maravilloso equipo hay gente con ganas y experiencia en el mundo del voluntariado social. Pero necesitamos más manos. Necesitamos a gente inquieta y dispuesta a ir más allá del voluntariado tradicional y que realmente quiera ofrecer sus talentos para ayudar a los que más nos necesitan. ¡Te esperamos!